Que tiene Macedonia

Después de lograr llegar a Kosovo ya fue bastante sencillo continuar el viaje. En la misma estación donde llegue tome otro pequeño bus con destino a Skopie, la capital de Macedonia. La cual por suerte, ya no estaba tan lejos.

Skopie

La terminal es bastante grande porque es de trenes y buses. Salí y por suerte, a menos de 10 minutos a pie estaba mi hostel. Las calles para llegar se veían un poco precarias, pero no daba la sensación de ser un lugar peligroso. Me acomode un poco y salí a recorrer.

Puente de Skopje Macedonia de noche

Esta ciudad es muy particular, y no se que pensaba encontrarme pero seguro no era eso. Es llamada, y con mucha razón, la ciudad de las estatuas. Hay estatuas y esculturas por todos lados. Es realmente imponente, pero al mismo tiempo da la sensación de que le faltara gente. Como que es una hermosa ciudad esperando ser descubierta por los turistas.

Camine y recorrí todo lo que pude, empezando en el viejo bazar, pasando por el centro de la ciudad, cruzando los puentes sobre el rio y terminando en un shopping, hasta que empezó a oscurecer y el cielo se lleno de relámpagos. Sin dudas, con lo que había alcanzado a ver, mis expectativas estaban ampliamente superadas. No solo porque es visualmente linda, sino por su diversidad cultural.

Macedonia, calles de skopie

Me metí en un restaurante que me habían recomendado en el hostel y ni bien entre se largo el diluvio. Comí algo tan genial como una suprema de pollo con ensalada y papas y mantuve la ilusión de que parara la lluvia. Pero, no solo que no paraba, sino que el restaurante y la calle se estaban inundando. Así que, pedí una bolsa para guardar mi celular y poder ver el google maps al mismo tiempo y salí. Por suerte no estaba tan lejos del hostel.

Macedonia, Skopie, mezquita

Al día siguiente salí temprano y me fui a hacer el walking tour. Muy completo y super interesante. Caminamos por toda la ciudad, y hasta entramos en la capilla de la madre teresa, después en una mezquita y terminamos el tour en la parte alta de la ciudad, en el fuerte. Algo que me llamo la atención es que en el tour eramos unas 15 personas, pero yo era la única mujer. Supongo que es porque no es un destino del que se sepa mucho.

Fortaleza de Macedonia, Skopie

Después de ahí me fui a comer con 2 chicos que había conocido en el tour. Ahí si trate de comer algo mas típico, y comí una especie de albóndigas. Eran muy ricas pero, no muy diferente al tipo de comida de toda la región balcánica.

Estatua fuente en skopie macedonia

Después de almorzar camine un poco mas, hacia mucho calor y  cada 50 metros había un carrito de helados. Así que, decidida a comerme uno, pedí el mas grande que vendían. Para mi sorpresa, me costo 1 dolar. Macedonia es super económico, creería que hasta un poco mas que el resto de sus países vecinos. Seguí sin rumbo fijo por la ciudad durante unas dos horas mas, volviendo a pasar por la calle del oro y el antiguo bazar.

Después de recorrer todo una vez mas, (porque la verdad que es una ciudad pequeña en la que se puede hacer todo a pie y en poco tiempo), decidí recuperar energías con una super torta de chocolate y un café frió en uno de los tantos lindos bares de la ciudad.

IMG_7062

Esa misma noche decidí irme a Belgrado, Serbia. Y esta vez, después de tantos buses, elegí el tren. Salia a las 10 de la noche y llegaba como a las 7 de la mañana.

Justo en el momento que tenia que salir del hostel se largo una tormenta realmente impresionante. La verdad que no se me dio mas que por reírme y pensar que dirían mis padres si me vieran así jajaja. Caminando con todo mi equipaje, cubierta con un poncho de esos plásticos trasparente (que me había dado mi mama sabiendo que jamas iba a llevar un paraguas), caminando de noche, a la luz de los relámpagos y entre charcos. Por suerte, todavía hacia calor. Pero, como suele suceder, la zona en torno a las estaciones nunca es la mas linda, y esta no era la excepción. Aunque la verdad no se siente un lugar para nada peligroso.

Llegue a la estación, compre algo de comer, me cambien en el anden porque mi ropa se había mojado un poco y subí al tren con 3 chicas mas que esperaban el mismo tren. Próxima parada, Belgrado (o eso pensaba yo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *